Firme compromiso de la distribución con la economía circular

/    


La distribución tiene un largo historial de compromiso con la mejora de la sostenibilidad de sus productos y actividades, y han puesto en marcha numerosas iniciativas para lograrlo. El sector ha sido pionero en toda una serie de acciones, desde la lucha contra el despilfarro de alimentos, la mejora de la eficiencia energética y el uso de recursos en sus operaciones, la reducción de la cantidad de envases, hasta el establecimiento por parte de las empresas de objetivos claros para llegar a ser neutrales en materia de carbono. A medida que crece el compromiso de la sociedad con el medio ambiente, queda más claro que ningún actor o sector puede alcanzar estos objetivos por sí solo. Por lo tanto, es preciso garantizar un enfoque coordinado en el que participen los organismos reguladores, los proveedores y las empresas de cada sector.

Esta es la descripción que hace Eurocommerce sobre la implicación de la distribución en su conjunto con el Plan de Acción para la Economía Circular (PAEC) de la Comisión Europea. “Las conclusiones elaboradas por los ministros se hacen eco de nuestra opinión de que la economía circular ofrece grandes oportunidades tanto para nuestro sector como para la sociedad en general. Permite a todos replantear los modelos de negocio existentes, ofrecer productos alternativos y proporcionar los medios y el apoyo a los consumidores para que adopten un estilo de vida más sostenible. Nuestro sector puede contribuir a este proceso trabajando en dos direcciones: impulsando y respondiendo a los cambios en las demandas de los consumidores y la sociedad“, dijo Christian Verschueren, director general de esta organización, a la que pertenece ASEDAS.

En este compromiso de cooperación, es importante la creación de un marco de trabajo que fomente la investigación y la innovación en el diseño ecológico y la tecnología digital, al tiempo que garantice la correcta evaluación del impacto de las medidas que tomen las diferentes partes de la cadena de suministro. Garantizar la seguridad jurídica, por ejemplo, en cuestiones como la definición de lo que son productos sostenibles.

Por lo tanto, el camino para migrar hacia un sistema productivo basado en la economía circular que devuelva los recursos utilizado a la economía para su reutilización y trate adecuadamente el mínimo sobrante para evitar que éste se convierta en desperdicio ha comenzado con el firme compromiso de uno de los sectores económicos más dinámicos en cuanto a empleo y crecimiento.