El retail europeo ante el paquete legislativo Fit for 55

El retail europeo ha mostrado, por boca del director General de EuroCommerce, Christian Verschueren, su apoyo al paquete de medias “Fit for 55” de la Comisión Europea que recoge un conjunto de normas concretas para cumplir el objetivo del “Green Deal”, con el reto de reducir en un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE para 2030.

Los distribuidores minoristas y mayoristas de toda Europa han demostrado que se toman en serio la sostenibilidad y el cambio climático, estableciendo objetivos claros y medibles para reducir el impacto de sus operaciones y de los productos que venden. Las empresas también han sido proactivas a la hora de establecer objetivos claros para llegar a ser neutrales en cuanto a las emisiones de carbono, así como en la transición hacia el transporte sostenible y el aumento de la eficiencia energética.  Por ejemplo, están instalando nuevos equipos de refrigeración, estaciones de carga en los aparcamientos de sus supermercados y utilizando más energías renovables, además de mejorar continuamente el diseño ecológico de sus productos e introduciendo la economía circular en sus sistemas de gestión. En todo caso, es preciso ser consciente de que las cadenas de suministro europeas son complejas, y la reducción de las emisiones de CO2 debe ser un esfuerzo global.

El compromiso del comercio europeo se refleja también en la reciente firma del Código de Conducta de la UE sobre Prácticas Comerciales Responsables en el Sector Alimentario.  En la página web #sustainablecommerce se destacan muchas otras iniciativas de minoristas y mayoristas, que muestran cómo este sector ha estado a la vanguardia para que sus operaciones y sus compras contribuyan a un futuro sostenible para Europa.


#EUChooseSafeFood o quién garantiza nuestra la seguridad alimentaria

En la Unión Europea, la ciencia comparte la responsabilidad con sus ciudadanos al asegurarles que la comida que elijan es clasificada como segura. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), lanzan a finales de este mes la campañaLa UE elige alimentos seguros” (#EUChooseSafeFood). Ésta tiene como objetivo generar conciencia en la sociedad sobre el papel de la ciencia tras del sistema de garantía de la seguridad alimentaria de la UE, y ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas sobre sus elecciones alimentarias diarias sabiendo que sus alimentos son seguros.

En la presentación de la campaña, la directora ejecutiva de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Isabel Peña-Rey, ha asegurado que “las consumidoras y consumidores europeos nos encontramos entre los mejor protegidos e informados del mundo sobre los riesgos de la cadena alimentaria. El sistema de seguridad alimentaria de la UE otorga a toda la ciudadanía europea el derecho a saber cómo se producen, procesan, envasan, etiquetan y venden los alimentos que consumimos. No obstante, en España la seguridad alimentaria es aún uno de los aspectos fundamentales cuando compramos alimentos y una de las preocupaciones principales de los y las consumidoras”.

La divulgadora científica y docente Beatriz Robles, por su parte, ha declarado que “según el Eurobarómetro, el 71% de la población española considera la seguridad alimentaria una preocupación” pero que “solo el 50% conoce que existen normativas para garantizar que los alimentos que consumimos son seguros”. Por ello, ha argumentado “es necesaria una labor de comunicación en nuestro entorno, con nuestros vecinos, amigos y familia”.

La campaña, diseñada por la agencia Atrevia, está dirigida principalmente a los ciudadanos europeos de entre 25 y 45 años y explicará el rol de la EFSA y de AESAN en la contribución a las normativas europeas que protegen a los consumidores y a toda la cadena alimentaria. En el sitio web de la campaña se incluirán un conjunto de herramientas #EUChooseSafeFood, como imágenes, videos cortos y publicaciones para redes sociales en diferentes idiomas, lo que facilitará la participación de las autoridades, asociaciones nacionales y expertos técnicos en la campaña.


Seguridad, proximidad y salud: el consumidor en 2021… y más allá

Estudio tras estudio, el dato se confirma: la mayoría de los consumidores españoles consideran que las tiendas han hecho y están haciendo un muy buen trabajo para aportar seguridad y confianza durante la pandemia gracias a cuestiones como la desinfección y limpieza de los establecimientos o la señalización para mantener la distancia social. Es el dato que se desprende del informe “Customer First retailer responses for the year ahead in 2021” de la consultora dunnhumby.

A pesar de que la vacunación avanza, la pandemia no ha terminado y, por ello, la seguridad y la protección, tanto para los clientes como para los empleados, seguirán siendo dos aspectos muy valorados por parte de los clientes hasta el final de 2021… y seguramente más allá. A estos se unirán, según se desprenden de los datos de la consultora, la proximidad, la comida en el hogar, la austeridad en las decisiones de compra y los hábitos de consumo saludables, con los alimentos frescos en un lugar privilegiado.

Por parte de los supermercados, el estudio también confirma el refuerzo del canal online, la aceleración digital en los procesos de negocio y la conciencia social empresarial. En este último aspecto, dunnhumby destaca el gran reconocimiento social que han obtenido los trabajadores del comercio que han estado en contacto con el consumidor, como cajeros, reponedores o repartidores, y como esta visibilidad recién adquirida debe servir para promover iniciativas que beneficien a la comunidad.


El comercio es un negocio de personas al servicio de las personas

El comercio minorista es un negocio de personas, al servicio de las personas. Todos los que forman parte del comercio minorista han trabajado duro para garantizar que los consumidores dispongan de un suministro fiable de artículos de primera necesidad durante la crisis de Covid-19”. Estas palabras las pronunció Christian Verschueren, director general de EuroCommerce, en un reciente encuentro con los Comisarios Thierry Breton y Nicolas Schmit.

El reconocimiento generalizado del papel del comercio y de sus trabajadores durante la pandemia está ya fuera de toda duda. Sin embargo, es preciso mirar al futuro no solo para que este reconocimiento siga vivo, sino también –en esta idea estuvo el foco de la mesa redonda en que participaron los tres- para dotar a los empleados de las habilidades, especialmente relacionadas con la digitalización, que se van a demandar en un corto plazo de tiempo.

Aunque la gran preocupación se centra en la capacidad de la adaptación de las pymes y de sus empleados, de manera general, se subrayó que se trata de combinar “alta tecnología y alto contacto”. El futuro del comercio físico necesitará empleados capaces de manejar la tecnología y, al mismo tiempo, ofrecer un servicio de alta calidad basado en el asesoramiento experto y la atención al cliente.

Aquí surge, una vez más, la consideración de la proximidad unida a la innovación en procesos, que, en el caso de los supermercados, se ha manifestado como un valor capaz de llevar al consumidor todos los productos de alimentación e higiene muy cerca de sus casas, aún en circunstancias muy adversas.

La reflexión sobre el empleo en el comercio, incluyendo las necesidades digitales, pero también otras, pasa por poner el foco en la educación y en la formación profesional que consiga mejorar la capacitación, la recapacitación de los trabajadores allí donde sea necesario y también el acceso al comercio de nuevas profesiones relacionadas tanto con la digitalización como con el medio ambiente o la seguridad alimentaria, por citar algunos campos en los que, en nuestro caso, el comercio alimentario, se trabaja desde hace tiempo.

 


Más del 80 por ciento de las empresas de gran consumo reduce su huella de carbono

AECOC ha elaborado el “I Informe de Sostenibilidad en las Empresas del Gran Consumo y Sectores Afines”, un documento muy necesario que reúne las respuestas de 58 empresas líderes del sector sobre sus estrategias en los tres ejes de la sostenibilidad -medioambiental, social y económico- y que permite mostrar los grandes avances que el sector ha desarrollado en este ámbito y también el recorrido de mejora que tiene por delante.

Entre las conclusiones, destaca que el 79% de las compañías de gran consumo mide sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), tanto en fase de producción, como en los procesos logísticos y en sus servicios centrales. De ellas, el 81,4% ha implementado medidas para reducir su huella de carbono y, con estas iniciativas, han logrado una reducción de más del 25% en sus emisiones de CO2 en los últimos años.

Según los datos de la encuesta, el 58,2% de la energía utilizada por las compañías procede de fuentes renovables, y un 68% prevé incrementar su uso en los próximos años. Sobre la gestión de los recursos naturales, el 69,8% de las compañías ha implementado estrategias para reducir su consumo de agua, logrando un descenso de prácticamente el 20%.

El informe analiza también las políticas de las compañías para la reducción en el uso de materiales. En este sentido, el 87,7% de las empresas afirma que ha activado estrategias para reducir los plásticos de un solo uso en sus envases y embalajes, a través de la reducción, del eco-diseño o de la reutilización. Gracias a estas medidas, el uso del plástico se ha reducido un 22%. Además, el 30,5% emplea ya plástico reciclado y el 79% tiene planes para aumentar su uso.

El informe muestra como las empresas también han puesto el foco en la reducción del uso de papel y cartón. En concreto, el 65,4% tiene estrategias en marcha, con las que han logrado un ahorro del 20,8% en el uso de estos materiales para sus envases. Según los datos de la encuesta, actualmente las compañías del gran consumo emplean un 72,4% de papel y cartón reciclado y un 86% de estos materiales reciclables.

La sostenibilidad medio ambiental está, sin duda, en la agenda del Gran Consumo desde hace años. Como dijo el presidente del Comité de Sostenibilidad de AECOC, Juan Manuel González Serna, “las empresas están avanzando en la reducción del uso de materiales, especialmente plásticos, porque, más allá de la regulación, hay también una demanda por parte del consumidor”. Sin embargo, señaló el riesgo de una legislación poco armonizada entre las Comunidades Autónomas que suponga costes y que pueda romper la unidad de mercado.

En la búsqueda de la triple sostenibilidad, necesaria para el mantenimiento de la actividad empresarial, el “I Informe de Sostenibilidad en las Empresas del Gran Consumo y Sectores Afines” también analiza las estrategias de las empresas en este sentido.

De este modo, el 77% de las compañías del gran consumo encuestadas cuenta con programas de fomento de hábitos de vida saludable y nueve de cada 10 impulsa proyectos de educación nutricional, colaboran con la organización de actividades deportivas y tienen programas de apoyo a la alimentación entre colectivos vulnerables.

Además, siete de cada 10 empresas dispone de políticas para impulsar el empleo entre colectivos específicos como jóvenes, parados de larga duración o personas en riesgo de exclusión social. Además, de media el 82,7% de los empleados del sector tiene contrato indefinido y las mujeres representan el 46,7% de sus plantillas. En materia económica, prácticamente todas las compañías encuestadas tienen acuerdos estables y duraderos con uno o más de sus proveedores y el 86% aplica criterios medioambientales en sus políticas de compras y selección de proveedores.