6 propuestas de la cadena agroalimentaria europea para abordar los problemas de la energías y de la guerra

/    


Los agricultores, las empresas de la industria alimentaria y la distribución europea se han unido para aportar soluciones a los desafíos que la espiral de los costes de los insumos, de la energía y de la guerra de Ucrania está acarreando en la cadena de suministro de alimentos.

Con el compromiso de trabajar juntos para mantener un suministro eficiente de alimentos a los consumidores en Europa, tal como ocurrió durante la pandemia -cuando la cadena agroalimentaria dio un ejemplo de colaboración y eficacia-, desde CELCAA, Copa Cogeca, EuroCommerce y FoodDrinkEurope ha lanzado a las autoridades de la Unión Europea una propuesta con seis medidas urgentes para ayudarles en esta tarea:

  1. Apoyo energético: Todas las partes de la cadena de suministro, desde el agricultor y la industria hasta la distribución, necesitan apoyo para mitigar el impacto del aumento de los costes energéticos y frenar las continuas presiones sobre los precios.
  2. Integridad del mercado único: El funcionamiento eficaz del mercado único es importante para garantizar una cadena de suministro resistente, sin tentaciones relacionadas con medidas proteccionistas que restrinjan la circulación de productos agrícolas, alimentos, piensos y otros insumos e ingredientes.
  3. Etiquetado: La industria y la distribución necesitan ayuda para encontrar soluciones de etiquetado prácticas y flexibles que proporcionen a los consumidores una información precisa y, al mismo tiempo, respondan a la rápida evolución de la disponibilidad de los ingredientes. Esto no debe ir en detrimento de la seguridad alimentaria o del acceso de los consumidores a la información correcta, y siempre que sea posible, favorecer las alternativas producidas en la UE.
  4. Normativa viable: Desde el total apoyo a los objetivos de crear una cadena de suministro de alimentos sostenible y reducir su impacto medioambiental, el contenido y el calendario de la normativa deben tener en cuenta los costes para quienes tienen que aplicarla, especialmente a la luz de la situación actual. La Comisión también debería evitar que los Estados miembros agraven estos costes al sobredimensionar la aplicación de la legislación de la UE.
  5. Comunicación clara: Europa tiene suficientes alimentos y una cadena de suministro eficiente para abastecer a los consumidores de todo el continente. Por lo tanto, sería conveniente que la UE y los gobiernos nacionales comuniquen este mensaje con claridad.
  6. Garantiza de transporte: Los cuellos de botella del transporte que se han visto en algunos puntos de Europa deben desbloquearse para los productos alimentarios mediante la introducción de «carriles verdes» protegidos.