El comercio alimentario reclama al Ejecutivo rebajas fiscales inmediatas

noticia /    


Asedas asegura que “es el momento de bajar los impuestos” y devolver a las familias parte del poder adquisitivo perdido

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), que representa al 62,5% de la superficie comercial de alimentación, reclama al Gobierno estímulos al consumo que permitan contrarrestar los signos de estancamiento que presentan los indicadores de consumo alimentario. El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, considera que “hay que adoptar medidas para revitalizar el consumo porque, si no, nos enfrentamos a meses de atonía”. En concreto, Magarzo asegura que “es el momento de bajar los impuestos” y devolver a las familias parte del poder adquisitivo perdido.

Según los datos de Asedas, tras la subida del 2,6% que supuso la campaña navideña, el índice de ventas al por menor sitúa el crecimiento hasta febrero en el 0,9%. “Estamos en una situación de estancamiento del consumo alimentario”, puntualiza el representante de los comercios.

Además, la asociación exige al Gobierno que reduzca los costes a las empresas a través de una rebaja de las cotizaciones sociales, del coste energético que soportan y que ha crecido un 14% en los últimos cinco años, y la no creación de nuevas figuras tributarias como los impuestos medioambientales. Magarzo apunta que la inclusión de las retribuciones en especie entre los conceptos por los que hay que cotizar a la Seguridad Social ha supuesto en estos meses de 2014 un incremento de las cuotas para las empresas representadas en Aseda de nueve millones de euros, el triple de lo que en un principio se calculó. Desde Asedas recalcan que el sector es intensivo en mano de obra y que, si bajaran las cotizaciones, estaría en disposición de crear empleo “en muy poco tiempo”.

Por otra parte, la asociación de supermercados defiende el mantenimiento de la legislación actual de horarios comerciales y pide que no se amplíen. En un momento de crisis, donde la demanda no es elástica y las ventas no se van a incrementar por mayores aperturas, ni se va a generar más empleo, abrir más festivos no va a ayudar a la recuperación y sí va a generar más costes para el sector, señalan desde Asedas.