Hacia unos sistemas logísticos flexibles, sostenibles y digitalizados

/    


La eficiencia de la cadena de valor de la distribución depende en buena parte de contar con unos sistemas logísticos flexibles, sostenibles y digitalizados. Estas son algunas de las condiciones de una estrategia logística capaz de responder a los retos del futuro que destaca el Kaizen Institute en un reciente informe.

Esta consultora apunta a tres aspectos importantes a la hora de optimizar la llegada de los productos a las tiendas, en todos ellos la digitalización cobra un protagonismo especial:

  • Modelo logístico que incluya las estrategias de stock y reaprovisionamiento, localizaciones y automatización de almacenes, rutas y tipo de distribución son las adecuadas para la tipología de clientes y productos que se sirven.
  • Optimización de almacenes, para que la gestión de pedidos y planificación de recursos se produzca de la manera más ajustada posible a la demanda. Esto, por supuesto, es especialmente importante cuando hablamos de productos perecederos para evitar el desperdicio.
  • Optimización del transporte con cuestiones como gestión de rutas, carga y descarga o cubicaje, uso de energías limpias… que conducirán a una movilidad sostenible.

La movilidad sostenible es, precisamente, un reto logístico compartido por empresas logísticas, distribuidoras y administraciones. En el evento Supermercados y proximidad comercial en la movilidad sostenible, organizado por ASEDAS, una de las cuestiones que se analizaron fue el desafío de la última milla en el transporte de la plataforma logística a la tienda. Según datos del Institut Cerdà, entre los factores que influyen en el reparto de mercancías de las plataformas logísticas a las tiendas, el tamaño de los camiones es importante. En este sentido, los supermercados utilizan vehículos de gran tonelaje para abastecer a gran número de sus tiendas, lo hacen en horarios regulados, y un cambio hacia vehículos más pequeños (10Tn de PMA –Peso Máximo Autorizado-) supondría un incremento de las emisiones de partículas contaminantes superior al 55%.