El reto del supermercado ante la movilidad urbana

Siempre que se plantea mejorar la movilidad en grandes ciudades aparece el debate sobre cómo ordenar la distribución de la última milla, mejorando la movilidad, la eficiencia, el medio ambiente y la sostenibilidad. El incremento del comercio electrónico hace que los desplazamientos en las grandes ciudades se incrementen a un ritmo que hace necesario tomar medidas urgentes.

Las políticas municipales están cada vez más orientadas a penalizar el uso del vehículo privado limitando total o parcialmente el acceso a los centros urbanos, los cascos antiguos y a las zonas de interés cultural, o comercial para reducir las emisiones de gases. La existencia de supermercados de proximidad consigue abastecer de productos alimentarios a casi un 80% de los ciudadanos sin necesidad de utilizar el vehículo privado.

En todo caso, a la movilidad que supone el abastecimiento de productos a estos establecimientos hay que añadir el incremento de vehículos para prestar servicio de e-commerce en el sector de la alimentación. El Institut Cerdá analiza en el artículo E-commerce y movilidad urbana asociada a la distribución y consumo de alimentos los retos a los que el supermercado de proximidad se enfrenta para hacer sostenible la convivencia entre el formato físico y el digital de la distribución alimentaria.

Lee el artículo completo AQUÍ.


El plástico en un punto de inflexión: ¿cuál es el papel de la distribución?

La preocupación por el impacto medioambiental de los plásticos es compartida por ciudadanos y organizaciones. Por ello, múltiples iniciativas ya buscan soluciones circulares que involucren a cada parte interesada. Esto implica responsabilidades compartidas y compromiso entre todos los actores de la cadena de suministro, incluidos los fabricantes, la industria del embalaje, la distribución y también los consumidores.

Como no podía ser de otra manera, el plástico ha sido tratado recientemente en el Foro Anual de la Distribución para la Sostenibilidad, al que asistió Karmenu Vella, Comisario de la UE para Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca. Éste expresó que la implementación de la Estrategia Europea para Plásticos en una Economía Circular, adoptada por la Comisión en enero, transformará la forma en que los productos plásticos se diseñan, utilizan, producen y reciclan en la UE.

En este contexto, la Comisión Europea ha propuesto normas a escala de la UE destinadas a los artes de pesca y los productos de plástico de un solo uso que se encuentran con mayor frecuencia en las playas de Europa. Celebramos los esfuerzos realizados por el sector minorista para reducir el uso de plásticos de un solo uso“, afirmó. 

El Director General de EuroCommerce, Christian Verschueren, por su parte, destacó que “el sector minorista y mayorista comprende las preocupaciones de los consumidores europeos por un consumo más sostenible y por la economía circular. El sector ya ha demostrado su liderazgo en la reducción de envases y plásticos de un solo uso y ha asumido compromisos colectivos e individuales, por ejemplo, en una reducción del 80% en el total de residuos. Aunque podemos tener poco impacto en la limpieza de basura marina, estamos reduciendo activamente los micro-plásticos en los productos que vendemos, proporcionando alternativas a productos de un solo uso, mejorando el embalaje de productos de marca propia, buscando aumentar el reciclaje y la reutilización, y desarrollando iniciativas sobre ecodiseño. También se está invirtiendo en cadenas de suministro sostenibles”.

Sin embargo, todos los esfuerzos serán pocos si las acciones no se comparten equitativamente en toda la cadena de suministro, y si no existe una definición clara de ‘responsabilidad extendida del productor’ sobre la base de la Directiva Marco de Residuos recientemente acordada. Además, también necesitamos explicar al consumidor cuáles son las funciones de los envases en alimentación en aras de garantizar en todo momento la seguridad alimentaria.


La transformación digital comienza en la trastienda

El impacto de las nuevas tecnologías en el comercio minorista consigue reducir hasta en un 37 por ciento los tiempos de gestión interna de los empleados, que pueden así ocupar su tiempo en tareas de mayor valor para el negocio, y un 46 por ciento los tiempos de compra por parte del consumidor. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio presentado por Toshiba Global Commerce Solutions, en el que se imagina un modelo mixto de comercialización en el que convivirán los espacios físicos y virtuales.

Una de las funciones de la tecnología es la mejora de la experiencia de compra de los consumidores, que tendrán a su disposición información más dinámica y adaptada a sus necesitas concretas. Precisamente, la experiencia de compra es un aspecto cada vez más valorado a la hora de repetir visita a una tienda.

Uno de los aspectos más interesantes que se desprende del estudio es la capacidad de la tecnología de mejorar los procesos internos de las enseñas de distribución. La transformación digital se ha iniciado, precisamente, en “trastienda” y en el almacén y repercute positivamente en la eficiencia de los procesos de la distribución alimentaria moderna en nuestro caso concreto.


El supermercado se mantiene como el canal de compra preferido por los españoles

El supermercado se mantiene como el canal de compra preferido por los españoles a la hora de adquirir alimentos. Así lo indica el Informe del consumo de alimentación en España 2017, que ha sido presentado por MAPA y en el que se consolida la preferencia de los consumidores españoles por el formato de proximidad. Éste es al que acuden en un 63,1 por ciento frente al 61 por ciento del año anterior.

La decisión de la compra se basa en la cercanía del establecimiento, en los buenos precios, en la calidad de los productos y en su variedad, según el informe. Por lo tanto, el supermercado de proximidad responde perfectamente a estas preferencias del consumidor. Cuestiones como el horario, el parking o la rapidez en la compra son aspectos secundarios para ellos.

Otro de los datos destacados del informe es que el supermercado de proximidad también se consolida como el preferido para la compra de alimentos frescos, con una cuota del 35,3 por ciento. Este tipo de alimentos -especialmente las frutas y hortalizas frescas- tiene, además, un fuerte peso en la cesta de la compra de los españoles.

Por último, el e-commerce se reafirma como un canal con alto potencial de desarrollo aunque su cuota de mercado solo sube un 0,2 por ciento respecto a 2016, situándose en un 1,2 por ciento. En lo que respecta a la cuota del ecommerce en alimentos frescos, ésta se reduce al 0,5%.

 


El papel de las centrales de compra en el siglo XXI

Las centrales de compras son una pieza angular en la configuración actual de la distribución de proximidad. El desarrollo de fórmulas organizativas para aumentar el poder de negociación y reducir costes ha permitido afianzar la fortaleza económica y el crecimiento de las cadenas de supermercados y autoservicios configurando algunas de sus características definitorias: la capacidad de llevar hasta muy cerca de las casas y trabajos del consumidor un surtido completo de alimentación variada, de calidad y, sobre todo, a precios competitivos.

El último informe de Anceco, Asociación Nacional de Centrales de Compra, la actividad de las centrales de compra y servicios ha presentado, en su conjunto, un cierre de ejercicio muy positivo que alcanza un 6,8 por ciento de incremento respecto al año anterior. Entre los motivos de la buena salud de este modelo cabe destacar su solidez financiera y la mejora de los servicios que prestan a sus asociados.

En España operan 349 centrales de compra con una distribución sectorial muy diversa, que se agrupa en 47 sectores, entre ellos, el de la alimentación es uno de los más importantes. Prueba de la eficiencia del modelo son las palabras de ANCECO: “las tiendas adscritas a una central de compras cuadruplican su competitividad, lo cual les lleva a obtener mejores evoluciones de sus ventas”.